Desde el Escritorio del Párroco

Hemos comenzado el tiempo ordinario del Año Litúrgico que será interrumpido con la celebración del Miércoles de Ceniza el 1ero de Marzo y este ambiente post navideño nos invita a continuar con alegría y esperanzas nuestras rutas en este 2017.

Sabemos de las incertidumbres y preocupaciones que muchos de nuestros hermanos y hermanas confrontan con la llegada de una nueva Administración en Washington el 20 de Enero pero debe prevalecer la confianza y la seguridad, que contando con la ayuda de Dios, nada va a afectarnos como comunidad creyente.

El desafío que tenemos por delante es trabajar bien y evitar problemas: pagar impuestos y aprender Inglés, inculcar en nuestros jóvenes el valor del sacrificio y la perseverancia a través de la Educación, apoyándolos y exigiéndoles que no solo vislumbren terminar la secundaria (high school) sino también su educación universitaria! Nadie podrá negarnos nuestros derechos si asumimos nuestras obligaciones. En ese espíritu estamos invitando a todos los parroquianos a inscribirse como miembros activos de la Iglesia y que contribuyan en los diferentes ministerios de la parroquia: nadie está excluido y podemos ayudar en ese servicio que nos mueve a decir presente como Ministro de la Palabra, Ministro de Bienvenida, Ministro de la Comunión, Miembro del Coro, Catequista y Voluntario en la tienda de Artículos Religiosos.

Agradecemos la ayuda del actual cuerpo litúrgico pero reconocemos que la edad y la enfermedad limita a veces la efectividad de su apostolado, por eso necesitamos caras nuevas para ayudarnos. Confiando en la mediación de Nuestra Madre común la virgen María que celebramos ahora bajo la advocación de la Virgen de la Altagracia nos reconocemos en su Hijo para recrear nuestra Fe y nuestra identidad de cristianos comprometidos con la Vida en todas sus formas.

Suyo en El Señor y Ad Majorem Dei Gloriam,
Padre Carlos R. Quijano, SJ