LLAMADO A DAR LA BIENVENIDA A LA COMUNIDAD IMIGRANTE EN TODO EL MUNDO

EL SUPERIOR GENERAL JESUITA HACE UN LLAMADO A DAR LA BIENVENIDA A LA COMUNIDAD IMIGRANTE EN TODO EL MUNDO

El 13 de Enero, el Padre Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús, se unió al Centro Astalli para conmemorar el Día Internacional de los Migrantes y Refugiados en la Iglesia del Gesù en Roma . Fr. Sosa dio una charla para conmemorar el Día Internacional de los Migrantes y Refugiados.(Patrick Mulemi, SJ)

“Este momento presenta una importante invitación a la Compañía de Jesús para acompañar … y compartir las ansiedades y esperanzas de los refugiados aquí en Italia y en todas partes del mundo” Dijo Sosa.

El tema del evento se centró en los jóvenes inmigrantes y los refugiados. Cuatro jóvenes refugiados – de Siria, Guinea-Bissau, Irán y Afganistán – se sentaron con el padre Sosa quienes dieron testimonios antes de que el Padre General pronunciara su discurso. “Significa mucho para mí que el Papa Francisco decidió dedicar este día a los niños refugiados”, dijo Aziz, un refugiado de Guinea de 20 años. Tuvo que abandonar su país cuando tenía 16 años, y viajó por Malí, luego por Nígeria, Libia y finalmente por Italia.

Fr. Sosa describió cómo se encontró con refugiados en la frontera entre Colombia y Venezuela, de donde es originario. “Conocí a familias enteras que se habían visto obligadas a abandonar todo para salvar vidas amenazadas por la injusticia y la violencia que se ha apoderado de nuestras sociedades. Conocí a niños y jóvenes que se habían visto obligados a convertirse en soldados ya participar en guerras tan alejadas de sus sueños, pensamientos y deseos “. Pero, dijo que también encontró “la generosidad de muchas familias que acogieron a los refugiados como hermanos y hermanas en busca de una nueva vida”.

Fr. Sosa dijo que ha sido testigo del dolor resultante del abuso por parte de la policía y de los traficantes de personas. “Por lo tanto, los esfuerzos de acompañar de cerca a los refugiados y los migrantes, particularmente a los jóvenes y vulnerables, están muy cerca de mi corazón. Deseo alentar y promover los esfuerzos que garanticen la protección de la vida y la esperanza de los niños y adolescentes refugiados, especialmente los reclutados por los traficantes “.

Pidió a los europeos “exigir a los gobiernos que creen sistemas de recepción, con instalaciones adecuadas y convenientemente ubicadas en sus territorios para garantizar una recepción humana de los migrantes, especialmente a los jóvenes”.

Concluyendo su charla, el Padre Sosa invitó a los que se reunieron a “intensificar su esfuerzo para hacer de nuestras sociedades lugares de verdadera acogida a los que sufren por la necesidad de emigrar”. Al final de la ceremonia, el P. Sosa recibió un regalo de la comunidad migrante en el Centro Astalli: una imagen de los Reyes Magos que venían a visitar al niño Jesús. En la imagen, los Reyes Magos no son reyes, sino más bien migrantes pobres.

[Fuentes: Curia Jesuita, JRS]